Dicen que más difícil es mantenerse que llegar. Dicen que, para que los que organizamos un evento, lo más difícil es repetir. Por eso, el Punta Open, en su segunda edición, va en camino a convertirse en un clásico del verano esteño.
Por Marcel Felder
El juego está armado. El Punta Open hizo su primera gran movida cambiando la fecha y asi “meternos en el medio del verano”.
De alli en más se fue armando un evento estival que tiene tenis.
Porque el ir al Cantegril CC en la semana del 21 de enero no sólo se tratará exclusivamente de ir a ver tenis. El certamen está preparado para que primero disfrutes la playa, el sol y el mar y luego, cuando empiece a bajar el sol, a la tardecita, pongas a trabajar los ojos siguiendo la pelotita amarilla de un lado al otro de la red.
Se puede armar un buen programa despues de las 18 en el Punta Open. Grupo de amigos y/o amigas, parejas y familias para elegir un tenista y, disfrutar de la noche esteña, que desde los jardines del Cantegril se ve mucho mejor.
Esos jardines se llenarán de música en vivo. tendrás un par de canchas, con excelente iluminación, para ver partidos de alto nivel internacional. Food Trucks para cenar lo que vos quieras. Si… lo que vos quieras. Podés hacer hamburguesa, burritos, helados, tacos, pollo. Tenes para elegir. Y además, un stand de tragos para ponerle un poco más de sabor a la noche.
Pero habrá sorpresas. Porque no sólo verás a tenistas pegarle a la pelotita con la raqueta, sino que también, algunas noches, esos tenistas deberán darle con los pies y la cabeza en Fútbol-Tenis junto a ex futbolistas. Seguramente me meta a la cancha como el año anterior…
También tenés el VIP, de altísimo nivel, desde donde podés ver un partido con una copa de buen espumante en la mano. Y amigos, claro. Siempre amigos, afectos, es el condimiento ideal para este Punta Open que no sólo tiene tenis.